Recientemente de ha desmantelado un club de putas de carretera a la altura de Navalcamero debido a que varias escorts habían denunciado un particular sistema que empleaban para tenerlas localizadas en todo momento.

Les obligaban a insertar una tarjeta con un chip en su interior a la entrada de las habitaciones para de esta manera controlar el tiempo de sus servicios además de controlares los horarios de entrada y salida de las chicas, siendo sancionadas en el caso de llegar tarde.

Estas tarjetas con microchip, de funcionamiento similar al de los hoteles recogía mediante radio frecuencia está información que almacenaba en su memoria dejando un registro de todos los movimientos de las chicas del club.

La policia detuvo a los cabecillas del club y ha interrogado a todos los trabajadores del local para esclarecer todos los hechos.

Esto nos de demuestra como todos los sectores profesionales hacen uso de las nuevas tecnologías para la gestión de sus negocios a un a riesgo de atentar contra la intimidad de las personas.